Accede Gratuitamente al Primer Tema del Curso On Line Coaching para el Éxito Financiero y Personal

miércoles, 8 de febrero de 2012

2.¿Es el dinero el gran tabú del siglo XXI?




En la introducción del curso decíamos que: "Paradójicamente el dinero es un tabú en nuestra sociedad. No se habla de él. Se da por hecho que sabemos manejarlo pero no debe ser así, viendo la gran crisis que existe a nivel planetario."

Dentro del sistema escolar que disfrutamos en las escuelas no encontramos ninguna asignatura que verse sobre los” misterios” del dinero. Hay que esperar a llegar a la universidad y elegir alguna carrera relacionada con las ciencias empresariales para poder llegar a aprender cómo manejar finanzas. Pero incluso entonces los estudios se refieren a las finanzas empresariales, no a las caseras, domésticas y cotidianas.

El común de las personas no tiene una empresa que manejar, pero sí tiene que hacer frente cada día y cada mes a sus diferentes gastos: comida, transporte, hipoteca/alquiler, luz, agua, teléfono, material de diverso tipo, imprevistos … Cada familia es una pequeña empresa que hay que administrar. Y administrar una empresa no es solamente cuadrar a fin de mes la caja de gastos y la de ingresos, sino lograr beneficios a largo plazo.

¿Han de ser las familias empresas con beneficios a corto, medio plazo?

¿Por qué no se nos enseñan desde el colegio nociones básicas de contabilidad? Sería importante que desde niños aprendiéramos a manejar el dinero que recibimos.

Muchos en la infancia fueron obligados a ejercitar el también viejo “el arte del ahorro”. En muchas casas las huchas eran requisadas sin posibilidad de administrar (mal o bien) su contenido por parte de los niños. Muchos de esos niños al llegar la edad adulta corrieron en la dirección contraria a la que se habían visto obligados a marchar y se dedicaron a gastar hasta el último céntimo de sus sueldos y más. Este patrón de gasto ha sido considerado como “lo normal” en nuestra sociedad durante muchos años.

Durante muchos años ha estado mal visto ahorrar. En la época de bonanza contar las pesetas sueltas o aún los céntimos estaba mal visto. Si se salía a tomar algo, de fin de semana, de vacaciones… era a lo grande. Mucha gente cogió la costumbre de pedir préstamos para salir a lugares exóticos en sus siguientes vacaciones tomando una deuda que tardarían meses en pagar junto con sus correspondientes intereses.

Hoy en día muchas, muchas familias han tenido que apretarse bien el cinturón, y mirar mucho qué hacer y qué no hacer si eso les supone entrar en más gastos que a duras penas pueden permitirse. Sin embargo hay otras muchas que a pesar de no poder asumir los gastos que supone salir de vacaciones en todos los periodos vacacionales continúan endeudándose para seguir manteniendo un nivel de vida que actualmente no se sostiene

Hay muchos detalles que pueden tenerse en cuenta a la hora de administrar una casa, una economía familiar. Afortunadamente hoy en día hay mucha información corriendo por la red y cada vez más libros escritos en papel con buena información.

Muchos de los consejos financieros que vamos a ver en este curso tal vez ya los conozcáis porque intuitivamente los habéis puesto en práctica. Las madres de la generación anterior eran unas grandes administradoras del hogar, si nuestro país lo pusieran en manos de estas sabias señoras lo levantábamos seguro en poco tiempo y la crisis quedaba reducida a un mal recuerdo del pasado. Pero también es interesante saber que en época de crisis es muy importante fomentar la austeridad y el ahorro, pero que en época de bonanza tan necesario como ahorrar una cantidad fija o no al mes es también importante ser un poco flexibles y dedicar una parte de la cantidad de dinero que entra en casa para el ocio o para cosas consideradas “poco serias”.

Es muy importante saber cómo hay que jugar con el dinero que se tiene entre manos para no caer en la vieja trampa del ahorro excesivo y rígido que tal vez vivimos de niños o tal vez en la del gasto sin control al que, tal vez por oposición, llegamos siendo adultos. Sólo así lograremos unas finanzas sanas económica y emocionalmente hablando.

A lo largo de estos capítulos quiero hablar del dinero sin tabúes. No sé si te ocurre a ti, lector/a, pero a mí, desde hace unos años que llevo estudiando y leyendo acerca del dinero y sus características, me cuesta compartir lo que aprendo con según qué personas, porque con muchas parece como si les sentara mal hablar de dinero, como si fuera de mal gusto, e incluso obsceno.

Me gustaría que pudiéramos hablar en términos económicos de manera libre, sana, abierta, como si estuviéramos hablando de cualquier otra cosa, sin tapujos, sin secretismos. Por mi parte voy a poner todo de mi parte para ello. Me gustaría poder recibir de alguna manera un feedback de ti, lector/a, a través del blog, del FB, del correo electrónico…

Nos vemos la semana próxima:

Mónica Alvarez



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada